domingo, 10 de noviembre de 2013

RISOTERAPIA

Fue un día muy divertido. Estresante porque creí que no iba a llegar a clase y me lo iba a perder.Nuestro curso de Risoterapia para hacer reír a quienes lo necesitan en el grupo voluntario de Nariz Roja.Todo el grupo tomó el curso y fue una experiencia muy padre. Comenzamos con rutinas de ejercicios divertidos para romper el hielo y presentarnos. El punto era reír y no tener miedo de hacer el ridículo, muchas veces lo que pasa es que estamos cegados o con una máscara que no muestra quienes somos en realidad y debemos quitárnosla para ser honestos con quienes compartimos ayuda o ayudamos. 
Fue una experiencia muy bonita, podría describir cada actividad pero prefiero recomendar a que tomen el curso. Sin embargo voy a platicar sobre una que hasta la fecha me tiene marcado. 
Se pidió un voluntario y yo sin pensarlo levanté la mano. Se me pidió que me sentara en una silla en medio de un círculo que habíamos hecho. Cerré los ojos y uno a uno pasaban a decirme algo, lo que fuera, agradecimientos, buenas vibras o lo que fuera. De verdad me quedé impactado y anonadado con todo lo que escuché, justo llegó todo en un momento en el que lo necesitaba más. Quedé impresionado del tipo de personas con las que estoy llevando un curso; a partir de ésta actividad mi confianza con el grupo ha sido mayor y de más confianza. 


Hay que ser felices para hacer felices a otros.. ¿no crees?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada